miércoles

Desayuno literario con Rosa Montero

JUAN JOSÉ CASADO DÍAZ 1º Bachillerato A

El pasado mes de enero salimos al teatro Caser Calderón donde conocimos a la escritora Rosa Montero en un desayuno bastante peculiar. Tuvimos la oportunidad  de conocer su fuerte personalidad, abierta, simpática, espontánea, alegre, realmente sincera y con ideas claras sobre la vida.

Después de que el organizador del evento le hiciera una entrevista previa en un “desayuno literario” realmente interesante, concedió el turno de palabra a los estudiantes allí presentes. Pudimos preguntarle sobre su vida, sus libros, y sus artículos en general. En este momento respondió perlas a cada pregunta afirmando cosas como que “somos animales sociales” o en respuesta a una pregunta sobre nuestra propia identidad afirmó que “tenemos un pasado que nos inventamos, eso es lo que recordamos”.

Resultó especialmente curiosa su aportación sobre lo que se viene considerando éxito, según ella “el éxito no existe, y su falsa concepción no debe entrar en nuestras vidas ni debemos instalarnos en él” sólo es positivo para nuestra configuración como seres humanos concebir el éxito como “encontrar tu camino”; cree que es más sensato y reconfortante aspirar a la felicidad que según ella no es otra cosa que “hacer lo que te gusta disfrutando de la vida, rodeado de gente que te gusta y vivir de forma coherente con tus ideas”.  Cuando le preguntaron por la libertad dijo textualmente: “No es sólo vivir una democracia, a parte de los derechos que constituirían una libertad formal. La auténtica libertad individual pasa por conocerse a sí mismo, por una infancia vivida; la libertad de poder mirar el cuento de la infancia y volver a rehacerlo. Ver qué eres y qué quieres. Puedes buscar toda la vida hasta llegar a conseguir el fin último que es la libertad interior”

En la parte final de la entrevista confesó sentirse una periodista-escritora, ello constituía su pasión, su oficio y su forma de ser. Nos reveló que su primer cuento lo escribió a los 5 años y desde entonces no ha parado de escribir. Se definió a sí misma como una articulista que es un género literario en sí mismo de  la misma forma que lo es el ensayo, la novela etc.

No dejó de mencionar su faceta más humana, esa que le hace “arrimar el hombro” en tiempos de crisis. Nos habló de las diferentes campañas que está llevando a cabo para ayudar a quien lo necesite a  combatir los momentos tan duros que a todos nos está tocando pasar. Habló de la Campaña de juguetes que llevó a cabo en navidad y nos habló de otras tres que tienen en proyecto: intercambio y donación de juguetes, de ropa y de libros de texto en septiembre.
Ha abierto además una campaña que ha llamado: Apadrina a un mayor, se lo debes. Con ella no trata de otra cosa que no sea ayudar a nuestros mayores en un momento en que tal vez lo están pasando mal y les fallan más las fuerzas. Tuvo unas palabras alentadoras para la vejez ya que cree que es la etapa heroica de la vida, grandiosa y difícil en la que hay que pelear hasta el final y nosotros como jóvenes ayudar en esa lucha.


Al final presentó su último libro La ridícula idea de no volver a verte, del que nos leyó un pequeño fragmento.


A la salida conversó con los que se quisieron acercar a ella y firmo ejemplares de sus libros.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada